CONTEXTO HISTÓRICO - Amigos Thutmosis III Temple Project

Asociación Amigos de Thumosis III Temple Project
Vaya al Contenido
CONTEXTO HISTÓRICO
Tutmosis III, sexto faraón de la XVIII dinastia
Era hijo del rey Tutmosis II y de una concubina real de nombre Isis.  Esta mujer ni siquiera ostentaba el título de esposa secundaria, por lo que las posibilidades del príncipe de llegar a rey habrían sido nulas de no haber muerto su padre sin descendencia masculina de la Gran Esposa Real Hatshepsut.
Campañas militares
Tras la desaparición de Hatshepsut, y sin apenas tiempo para la coronación, el joven rey condujo al ejército para aplastar una coalición de ciudades y territorios asiáticos en la estratégica ciudad de Meguiddo. Allí conseguiría un gran triunfo sobre el enemigo y posteriormente diseñaría un ambicioso programa de conquistas, dividido en cuatro fases que englobarían hasta dieciséis campañas.
Lista de Reyes
Tutmosis III no se dedicó solamente a la política. Para él los ancestros eran importantes y así lo demuestran fuentes que indican cómo honró la memoria de su padre, Tutmosis II, y de su abuelo, Tutmosis I. Yendo incluso más allá, bajo su reinado se elaboró una lista de reyes y se rindió homenaje a Sesostris III, un gran faraón que en el pasado había extendido las fronteras de Egipto por territorio nubio.
Men-kheper-Re
La talla política de este soberano sería recordada durante siglos. El faraón Seti I, padre del célebre Ramsés II, siguió pautas estratégicas que ya había marcado Tutmosis III, y, a lo largo de los siglos, se elaboraron millares de escarabeos que portaban su nombre de entronización: Men-kheper-Re.
Casa del Millón de años
Los templos funerarios del Imperio Nuevo no estaban destinados a servir de sepultura, de hecho no se diferencian de un templo para el culto a los dioses: una vez muerto el faraón era considerado un dios y su templo, que lo llamaron Casa del Millón de años, se construía para la vivienda de un dios.
No era lugar de congregación de fieles, pues su acceso les estaba vedado, su objetivo era mantener un lugar para el culto del rey divinizado.
     
info@atttp.es
Regreso al contenido